Un año de mar brava

Hoy se cierra una etapa. Movida, llena de emociones contrastadas y a menudo dolorosas.

Ahora siento que, al firmar el acuerdo con la empresa, ya no tengo vínculos. En este ámbito, por fin la mar se ha calmado.

Ahora ya no tengo vínculos reales con una empresa en la que he trabajado, un promedio de 10 horas diarias, en los últimos 8 años, he llevado a cabo proyectos por millones de euros, he participado en consejo de administración, he construido una experiencia increible, y al mismo tiempo me he dado cuenta que había llegado el momento de pasar página, antes de convertirme en el objetivo de presiones porque “le salía muy cara” a la administración. Continue reading

Advertisements