Un año de mar brava

Hoy se cierra una etapa. Movida, llena de emociones contrastadas y a menudo dolorosas.

Ahora siento que, al firmar el acuerdo con la empresa, ya no tengo vínculos. En este ámbito, por fin la mar se ha calmado.

Ahora ya no tengo vínculos reales con una empresa en la que he trabajado, un promedio de 10 horas diarias, en los últimos 8 años, he llevado a cabo proyectos por millones de euros, he participado en consejo de administración, he construido una experiencia increible, y al mismo tiempo me he dado cuenta que había llegado el momento de pasar página, antes de convertirme en el objetivo de presiones porque “le salía muy cara” a la administración.

Siento que ya no tengo vínculos con el pasado doloroso del “tu no vales” y del mal rollo en la oficina, del no saludarse por la mañana, del miedo a sentirse juzgada, cuando en realidad lo que estaban juzgando era el trabajo que yo llevaba a cabo, con las herramientas que ellos mismos me habían proporcionado.

Hoy es un día importante, donde se cambia página, después de casi ocho años de amor por lo que hacía, pero también de esperar a que los demás lo apreciasen, y de sufrir si no me lo demostraban como yo me lo esperaba.

Ahora he aprendido que es casi imposible que los demás aprecien todo lo que hago, la aprobación de los demás puede llegar o no, y es una parte mucho menos relevante del problema. Si no llega, lo considero como una oportunidad para mejorar, no como un drama.

No es mi tarea juzgar si la empresa se ha portado bien o mal conmigo, solo sé que lo he pasado mal durante varios meses, cuando mi ego perfeccionista, activista y complaciente me llevaba a escalar paredes lisas como jabón, sin dejarme ver alternativas al sufrimiento, y al mismo tiempo deseando mantenerme agarrada a esos mismos lugares, deberes, reacciones, relaciones, que me estaban creando ansiedad y me quitaban el sueño.

Después de casi un año del fin, puedo decir que he ganado conciencia en mis capacidades y en mi valor real, que no solo depende del juicio externo o del compararme con los demás.

En este año de “mar brava” he aprendido también un nuevo oficio, que he decidido poner al servicio de personas que se encuentran a luchar con dificultades, emociones y situaciones similares a la que he vivido en mi persona. La Creatividad y el Coaching Esencial han sido para mi herramientas fundamentales para gestionar los cambios y las crisis que estos conllevan. Si quieres saber más, contáctame, estaré encantada de escucharte y acompañarte!

Ale Furvis
Essential Coach Certificata – ACC ICF Coach
alefurvis@gmail.com

Sello CoachEsencialCertificadoNivel1 ACC_WEB

Advertisements

One thought on “Un año de mar brava

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s